×
×

Una nueva senda turística por Peñajorao muestra la riqueza arqueológica y paisajística del entorno de la Cueva de El Pendo

Camargo estrena una nueva ruta a pie por el entorno de las Cuevas Rupestres de Peñajorao, en una zona de gran interés y riqueza arqueológica y paisajística situada en el entorno en el que se ubica la Cueva de El Pendo.

Esta senda pedestre arranca en las inmediaciones del centro de recepción de visitantes de la Cueva de El Pendo, y añade un nuevo atractivo turístico a esta zona protegida por la figura de Área Natural de Especial Interés (ANEI) ya que será un complemento para todas las personas que visiten El Pendo, cavidad declarada por la UNESCO como Patrimonio Mundial.

La alcaldesa de Camargo, Esther Bolado, y el concejal de Turismo, Eugenio Gómez, junto al Coordinador Técnico del ‎Itinerario Cultural del Consejo de Europa Caminos de Arte Rupestre Prehistórico, Ramón Montes, han visitado esta nueva ruta a pie cuyas obras han concluido recientemente.

Durante la visita, Bolado ha expresado su satisfacción por la labor realizada desde la Concejalía de Turismo por construir esta senda, que contribuirá a mostrar a los turistas “toda la riqueza biológica y arqueológica” de un entorno “maravilloso” y dará la oportunidad a quienes visitan la Cueva de El Pendo de dar un paseo y conocer una zona de gran valor histórico y medioambiental, mientras que Gómez ha avanzado que se proyecta continuar el recorrido mediante una senda que comunique con la zona de la Fuente Vieja pues se trata también de un lugar “idílico” que “permitirá pasar el día perfectamente”.

Esta nueva senda se ha construido como un nuevo polo de atracción de visitantes hacia esta zona del municipio, pues facilitará que los turistas cuenten con un nuevo atractivo para visitar este espacio natural, y su puesta en marcha forma parte del trabajo que está realizando el Ayuntamiento de Camargo en esta legislatura para potenciar la zona de El Pendo-Peñajorao como destino didáctico y de turismo desestacionalizado.

El recorrido dispone como primer punto de interés un balcón-mirador que cuenta con paneles informativos en los que se describe el proceso geológico que ha dado lugar al paisaje y formaciones kársticas que el visitante tiene ante sus ojos como consecuencia de la acción del agua, y en los que también se explica las características de las especies de fauna y flora que habitan el lugar, y algunas especies exclusivas de esta zona o incluidas en el Catálogo Regional de Especies Protegidas Amenazadas.

Dejando atrás este primer punto informativo, el recorrido sigue a través de un sendero marcado entre masas forestales que constituyen una buena muestra de cómo fue el paisaje natural del entorno de la comarca de la Bahía antes del desarrollo del siglo XX y de la transformación por parte del ser humano, al conservar los últimos rodales del bosque caducifolio atlántico y del encinar cantábrico de la zona.

 

Reproducciones de pinturas

La ruta, en cuya puesta en funcionamiento ha colaborado el Gobierno de Cantabria, finaliza en un área de ocio, divulgación y descanso para toda la familia, que está provisto de mesas y bancos. Allí se han instalado tres grandes paneles informativos en los que se describen cómo fue la ocupación humana durante el paleolítico, el neolítico y el calcolítico, así como la manera en la que quienes habitaron la zona en la prehistoria realizaron los procesos de enterramientos que dieron lugar a los yacimientos sepulcrales hallados en el entorno.

Además, y como broche al recorrido, se detalla cómo se realizaron las pinturas de la Cueva de El Pendo y se muestran reproducciones de las tres ciervas de El Pendo que han sido recientemente descubiertas gracias a las nuevas tecnologías, mediante la utilización de análisis multiespectrales de la luz que permiten ver la pigmentación en las rocas allá de la percepción del ojo humano.

Posteriormente, desde ese lugar de divulgación y descanso se puede continuar el camino hasta los covachos de la parte inferior del Valle y completar los 700 metros de recorrido, o incluso se podría ascender por el bosque hasta la Ermita de San Pantaleón para llegar hasta este edificio que se comenzó a levantar a principios del siglo XVI y que constituyó un punto de paso en la peregrinación hacia Santiago de Compostela. 

Finalmente, dentro de esta actuación también se ha incluido la colocación de señales informativas de la Cueva de El Pendo sobre los tótems de bienvenida que se ubican junto a las principales carreteras de entrada al municipio, con el objetivo de informar así a los conductores de que están entrando al municipio en el que se encuentra esta cavidad que también fue la primera en recibir la certificación como Patrimonio Rupestre Europeo por el Itinerario Cultural del Consejo de Europa ‘Caminos de Arte Rupestre Prehistórico’.