×
×

Se completa la labor de recuperación ambiental en el Parque de la Antigua Marisma de Cacho

El pasado sabádo, en el Parque de la Antigua Marisma de Cacho se plantaron un centenar de árboles, en concreto 14 ejemplares de haya común (Fagus sylvatica), 12 de azarollo (Sorbus aucuparia), 10 ejemplares de encina (Querqus ilex), 26 de avellano (Corylus avellana), 12 de nogal (Juglans regia), 16 de abedul (Betula alba), y 10 de arce silvestre (Acer campestre), gracias a la colaboración del Club Rotario Valle de Camargo y al Ayuntamiento de Camargo.

Esta actuación, que completa la labor de recuperación ambiental llevada a cabo en estos terrenos municipales, se ha celebrado próximo al Día Internacional de los Bosques 2018 (21 de marzo) y tiene como objetivo concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de todos los tipos de bosques y árboles en beneficio de las generaciones actuales y futuras, por lo que la implicación tanto de Camargueses como visitantes del municipio, en el cuidado y protección de este y todos los bosques es importantísima, como ya ocurrió en el Parque municipal de Punta Parayas.

Contribuir a un mundo más verde y crear un símbolo de buena voluntad y comprensión entre los pueblos, son algunas de las metas de esta iniciativa, por ello se han plantado otros cinco árboles, en concreto un roble (Quercus robur), un arce de Canadá (Acer rubrum), un abedul chino (Betula Utilis Doorenbos), una albizia (Albizia julibrissin Ombrella) y una falsa acacia (Robinia pseudoacacia frisia) que se han colocado en una plazoleta junto a otros cinco bancos en representación de cada uno de los cinco continentes. Además, en esta misma ubicación, se ha colocado monolito conmemorativo que recordará la efeméride y el motivo de la acción.

Este parque responde a un nuevo símbolo de la recuperación de espacios degradados para el uso y disfrute por parte de la población, donde vecinos del municipio como de otros pueblos próximos se acercan a este lugar para pasear, correr y descansar en los bancos que hay dispuestos por todo el recorrido.

Hay que recordar que este lugar fue en su día una marisma que sufrió un proceso de desecado a partir de la mitad del siglo pasado, y en los años 70 estuvo utilizándose como vertedero de basuras de los municipios de Camargo y Astillero.

A ese relleno mediante basura siguieron movimientos de tierras y rellenos parciales cuando se hicieron las obras del saneamiento de la Bahía, y no fue hasta el año 2010 cuando una intervención del Ministerio de Medio Ambiente dejó el terreno tal y como ahora se encuentra.